Ni en verano

18 agosto 2010
No tengo palabras

Ortografía veraniega


A partir de esta foto que nos han enviado amablemente; -si, perfectamente cursi esta manera de comenzar-, queremos intentar reflexionar a cerca del estado del analfabetismo nacional. Por cierto, ahora más que nunca eso de nacional es cuestión de todos gracias al balompié. (-Ummm, seguro nadie esperaba esto del balompié  cuando a diario nos machacan los “ilustrados” con el “basket”).

Decía que es cosa nacional ya que da igual por donde andes te encuentras un cartel semejante al retratado; demostración palpable del estado de la cosa. En este momento, la cosa del analfabetismo básico, funcional y en breve tecnológico.

Sin meter el dedo en la llaga del culpable del desaguisado o cartel fracasado, si nos da mucho que pensar. -Me inclino a imaginar una persona cuyo habla nativo no es el español por la “r” y la “J” en espejo-.

Desgraciadamente, y esto es lo peor o más grave, nadie se ruboriza, se molesta o se entera del problema. Gracias, entre otros, al lenguaje de la publicidad , -por decirlo con un poco de respeto-, se va empobreciendo el idioma y se va contaminando con palabras de fácil traducción. -Vamos, que hasta el diccionario “ortopédico” de Google lo haría bien. Y son esa dejadez, vagancia, pasotismo, revistidas de modernez las que dinamitan día a día la lengua común.

Mire usted por donde: “testar” y su derivado “testado” (en el sentido de probado) están en proceso de eliminación del diccionario por mucho que se empeñen las farmeceúticas en “testar” “en vida” sus productos.

Ni que decir tiene el “despelote”, como dicen los argentinos, de los signos de admiración o interrogación. Hace tiempo que saltaron de la gramática para tomar vida propia tanto en contenido como en forma gráfica. En este sentido si es más propio del lenguaje del cómic que no del escrito. Hablar a estas alturas del guión ortográfico y el subrayado…

En fin, que ni en verano ganamos para sustos…

Anuncios

Farmville

7 abril 2010

Juego en red¿Qué es “Farmville”? Es un juego de red que utilizan a fecha de hoy (abril de 2010) entre 60 a 80 millones de personas. ¿Escalofriante? Tal vez.

La percepción de este juego por parte de muchos usuarios no es la del videojuego habitual sino un divertimento como hacer un solitario, las tres en raya o algo así. Pero la verdad es que es potentísimo y desarrolla muchísimas interacciones, -la clave del invento-.

Más allá del juego en sí, nos hacemos una pregunta: ¿estarían dispuestas esas personas, esos 60 millones, a ensuciarse las manos y seguirse rascando la cartera para ayudar a su vecino sucio, pobre y sin medios? Ese altruismo, esa solidaridad ¿seguirían existiendo fuera de la asepsia que facilita la virtualidad? Porque los muertos huelen y ese es el mundo real. ¿Qué haríamos con 60 millones de euros? Esa es la pregunta.

R.A.R.

Estafas, bobos y avaros II

5 abril 2010

¡Hola otra vez!

Para rematar la faena: que alguien mire un cuaderno básico de gramática española…

!Que tengalas muy buenas! (Disculpe usted, ¿No ha comprado aún teclas con apertura de admiración?, ¿Cuál es el sujeto?)

Actualmente estamos en busca de los coadjutores residentes de Espana. ! (De estas cuatro definiciones que aporta la RAE:  A) Persona que ayuda y acompaña a otra en ciertas cosas. B) Eclesiástico que tiene título y disfruta dotación para ayudar al cura párroco en la cura de alma. C) Entre los regulares de la Compañía de Jesús, el que no hace la profesión solemne. Y d) Hombre que, en virtud de bulas pontificias, tenía la futura sucesión de alguna prebenda eclesiástica y la servía por el propietario. No veo a qué se pueden refererir… (je, je, je). ¿Tal vez a la primera deficnición? ¿Vamos a ayudar a hacer cositas… ilegales, tal vez? -Ay los traductores automáticos. Les echaremos a ellos la culpa.-

Por cierto, la expresión “en busca”, nos recuerda a esas películas del Oeste de los años 60 con malos muy malos… Además del “Arca perdida”, claro.

¿Y el resto del mensaje? Hagamos chistes, no vale para más.

Un saludo

 

Estafas, bobos y avaros I

5 abril 2010

Basura informática¡A los buenos días!

A continuación “pego” el texto que esta misma mañana ha llegado a mi cuenta de correo sin tocar absolutamente nada. -Es que tiene lo suyo…-

“!Que tengalas muy buenas! Actualmente estamos en busca de los coadjutores residentes de Espana. !
Remuneracion mensual es de 2,709 euros! Cuando esta posibilidad de trabajo le interese, le solicitamos nos mande sus datos sobre el nombre, edad, domicilio y telefono de contacto a la direccion: Iciar@es-syst.com (vía Iciar@usa.net)”

¿Cómo se les ha quedado el cuerpo? La reflexión que propongo es la siguiente: ¿Por qué si no tenemos ninguna tía en Cincinatti vamos a recibir su herencia? ¿Por qué si usted es… por ejemplo hispanohablante va a recibir una oferta de trabajo no solicitada y absurda? ¿Por qué va a introducir los datos de una cuenta de la Caixa si nunca fue su banco?

La cuestión no es nimia. Son muchos los conocidos que tienen el acto reflejo de hacer todas estas cosas. ¿Es que no leen?¿Es que no razonan? Pues a estas alturas ya no lo sé. Lo único que puedo afirmar es que gracias a este negocio se están manejando preciosos datos privados. Y, en segundo lugar, es que atascan los servidores de correo de Internet hasta decir basta.

Por tanto: márquenlo como SPAM o basura y NO LO LEA… ¿Virus? No, pérdida absoluta de tiempo. Y mi tiempo si vale dinero. Más de  2,709 €; incluso más de 2.709 €. Por favor, que las matemáticas también tienen su reglas y luego pasa lo que pasa con los billones americanos: son tristes millardos. -Venga hombre, no se asuste con los ceros y cuéntelos de tres en tres que es dinerito!- 

TV, TDT, y Tendencias

17 marzo 2010

Logotipo de la Televisión Digital Terrestre en EspañaEl lunes 15 de marzo nos despertaba la sección de tecnología de El País con un artículo sobre “Las sombras de la TDT”.  Hay una cuestión de la que no se hablaba, probablemente por falta de espacio. ¿Por qué no veo la TDT de ‘alta definición’? Pues porque, al menos el 80% de las ‘cajitas’ para TDT no se pueden actualizar o no soportan el estándar de ‘alta definición’. En resumen: a gastarse otros eurillos y poner otra cajita encima de la tele.

La solución fácil para este apagón es cambiar el receptor de TV tradicional (de rayos catódicos CRT) por uno de esos de pantalla plana (plasma, TFT, LED) que incorporen ‘sintonizador TDT HD’; más gastos…

He entrecomillado lo de alta definición porque realmente no lo es al 100%. Si quieren disfrutar de esa maravilla de calidad, ya saben, nueva TV planita y nuevo reproductor de DVD, ahora que lea ‘BluRay’. Lo que se emite a través de la TDT, bien en calidad estándar o en alta definición está bastante procesado (comprimido) y habrá que esperar a una nueva aceptación de estándares por parte de las cadenas emisoras.

Y si hablamos de tendencias… la TV tal y como la conocemos está muerta. De momento en la UVI y con analgésicos ‘de amplio espectro’. Ya se acabó eso de estar pendiente de la hora y del día en que se emite algún contenido interesante. Ya no se soportan esos movimientos de ‘parrilla’ al antojo de las cadenas. Esa dictadura también ha caido. Estamos en el momento de los contenidos ‘a medida y por petición’. Por fin aquello del menú con autoservicio; si no tegusta, cambias de restaurante y a ver otra amplia carta…

A partir de ahora, veo lo que quiero, cuando quiero, como quiero y donde quiero. Por cierto, de esta forma a lo mejor estoy dispuesto a pagar un precio razonable por ese servicio e incluso a que me incluyan algún anuncio admitido previamente mediante permiso explícito del espectador.

Así son las cosas en el negocio audiovisual y sólo hay que ver las tendencias de modos de ver los contenidos a los menores de 30 años. Si ven YouTube a través del ordenador, ven la tele. Si lo hacen através de la consola de juego, están viendo la tele. Y no lo digo, yo. Lo dicen ellos, los usuarios.

R.A.R.

Periodismo y periodistas

8 febrero 2010

Montón de periódicos listos para despacharDice nuestra muy adjetivada RAE que periodista es la “persona legalmente autorizada para ejercer el periodismo”. ¡Santo Dios!

Por un momento recapacito sobre esos periodistas narradores de la realidad diaria, más dramática que cómica habitualmente. Pero un instante después se me despeñan cerrebro abajo esas personas que aparecen en las pantallas de las televisiones españolas etiquetadas de “periodistas”, -debe ser que ejercen legalmente la profesión-, pero que no hay autoridad alguna, empezando por las propias asociaciones de la prensa, que los demande judicialmente.

Esta no es una queja sobre las adjetivaciones ni las opiniones, -faltaría más-. Sencillamente es un triste lamento de impotencia. ¿Tiene interés periodístico conocer la talla y el color de las bragas de la vecina del ganadero del toro que mató a Manolete? -Creo que no. Y claro, “lo que natura no da, Salamanca no presta.”

Mas

28 enero 2010

Aún no sé si más o mas… porque la frase pronunciada y recogida da bastante juego. El dicente se llama Artur Mas y en este momento es presidente del partido político “Convergencia i unió”. Fresca, de esta misma mañana recogen sus palabras varios medios de comunicación (debo añadir “de masas”): “Abriremos un expediente informativo a los concejales de Ascó”. -Es que a veces lo ponen tan fácil…-

Según la traducción que hemos pedido al Departamento de lenguajes y sistemas informáticos de la Universidad de Alicante, “Mas” directamente significa cortijo. Y vuelven a ponérnoslo más fácil aún.

Únase un señorito llegado a la democracia y la frase anterior: “Dan asco estos concejales…” Pero lo que finalmente indican estas actitudes es la faltad de aptitud política y la poca elasticidad que aún tiene la política española.

Desde la dictadura del partido en acciones y dicciones hasta la dictadura de los estatutos internos. ¿Por qué es literalmente imposible en un partido político discutir los temas de los ciudadanos trasladados desde las humildes asociaciones de barrio, del partido o no? Creo que deben ser las alturas… y esa insaciable sed de hacer y que te hagan la pelota.

Una de “moderneces”

28 enero 2010

De súbito, impactando en lo profundo del cerebro salta un anuncio que me hace parar, mirar, ver, y entender. Dice: “Lampararios electrónicos. Ahora con billetes también”. ¡Tela! exclamarían por el sur del reino.

Un momento, dos momentos, tres momentos… Paro, pienso, respiro lentamente y no me queda más remedio que actuar. Tiro de diccionario electrónico (www.rae.es ), -a lo mejor es una insana costumbre- y me aseguro de que lo que estaba leyendo no era fruto de mi sueño matutino con ojeras, o por el contrario, de un error informático de esos que hacen curiosas jugadas lingüísticas. Total que descubro, perplejo, tenso… que “lamparario” no existe.

Ummm… Tengo que descubrir tal artefacto que ahora puede ser usado con billetes… ¿Será algún tipo de lámpara de diseño? No sé, por el nombre… Pero más bien parece una manera extraña de llamar a una tienda de lámparas, de esas abarrotadas, abigarradas, atascadas, casi imposibles de existir. Me queda un recurso: internet, el gran baúl de sastre. (No la liemos con el baúl de Sartre ni cosas semejantes). Pues vamos a buscar… chop, chop, chop: 1.970 resultados básicos de algo inexistente.

Con la curiosidad que aún me queda accedo hasta el íntimo interior de alguna de esas páginas para descubrir el invento sin nombre. ¿Qué es? ¡Ay Dios para este breve viaje tanta alforja! Pásmese usted: resulta ser el invento eclesiástico cristiano.. El soporte de las “lamparillas”; de aceite hace muchos años, luego individuales de cera y ahora eléctricas. (http://www.lampararioselectronicos.110mb.com/, por ejemplo). (Permítaseme estas licencias porque el fuego y la oscuridad son “algo” anteriores al “invento judeo-cristiano. Será por eso lo de las limosnas “obligatorias” para que funcione el chisme).

Total, vayamos pensando en incorporar una nueva palabra al diccionario que, por cierto tiene bastante lógica. Y a este respecto, se me está viniendo a la memoria el lío que se montó con la palabra “casete”. En el español de España servía para definir el contenedor (traducción más afortunada) y además el aparato reproductor. La reacción natural del español americano fue llamar al contenedor de cinta “casete” y al reproductor “casetera”.  Son las reacciones naturales del lenguaje lejos de los neologismos y barbarismos usados sin piedad por “profesionales” y otros. Resumirían este razonamiento de uso diciendo que realmente queda muy “cool”. -¡Ya os vale!-

El penúltimo eufemismo (I)

27 enero 2010

TumbasNo ha más de una hora que me encuentro un  fax aún caliente con el siguiente texto: “(…) da su autorización (…) siempre que se comprometan a no fotografiar unidades de enterramiento (…)”. El origen, claro, es una empresa funeraria. ¡Ay, Dios! Si las tumbas se denominan “unidades de enterramiento” cómo se denominará a los finados? ¿Unidades fenecidas, unidades inertes, unidades incompatibles con la vida? Espero eufemismos imaginativos…

Lo más triste: es el penúltimo eufemismo. Lo más divertido: las carcajadas que me he echado.

El primer minuto del 2010

1 enero 2010

Eran casi las veinticuatro horas del día treinta y uno de diciembre. Las dichosas uvas pululaban por encima de la mesa salpicando el mantel arrugado por los vaivenes de los preparativos de ultimísima hora: los turrones, las copas y vasos con todo tipo de licores espirituosos, miguillas de pan, envoltorios de bombones. Vamos, la fauna de Nochevieja. De los humanos que rodean la mesa, ni hablamos… esos si que tienen miga, que no miguillas.

Detalle del reloj de la Puerta del Sol en Madrid, España.Las imágenes de la Televisión Pública Española tenían ya un algo diferente en esos momentos. La pareja de presentadores era extraña. –No me cuadraba-… Tolón, tolón, como si de un cencerro se tratara comenzaban a aporrear nuestros oídos los campanazos de los cuartos. Esos que avisaban que al cuarto cuarto había que comenzar a descerrojar uvas por el gaznate. Mientras, esos presentadores extraños repetían la letanía del número de uvas y se preparaban para el plano americano, -o si gustan, ¾- donde demostrarían lo felices que se sentían con la entrada del nuevo año y donde mostrarían en sus manos sendas copas flauta con un vino espumoso, -no me pregunten cuál, ni qué-.

Si es por romper el encanto del fresco aire de la última noche de 2009 que no quede. He de descubrir que la “parejita de guías de la tradición” cuenta frente a ellos para tan invernal momento con una hermosa estufa eléctrica con ventilador de turbina que trata de mitigar el fresquete madrileño. Esto, al menos, era así cuando había presupuesto, pero con tanto ejecutivo no sé si este año llegará para el chocolate del loro.

La cuestión es que se acaba el alborozo y el alboroto televisivo de la entrada del nuevo año dando paso, en imágenes, a una “cosa” donde algunas caras conocidas nos dan las gracias. El “gran primer minuto sin publicidad”. –No me enteré muy bien del porqué del agradecimiento.- Y todo esto con el consiguiente ruido en casa, en el edificio y en la calle. Y de los vapores no etílicos de mi “cubata de agua tibia”…

Ahhh, ¿y por qué estoy viendo “la primera cadena[1]”? Pues casi por inercia, como casi todo en esta casi vida; los surcos de los que hablan los budistas. Y por qué no decirlo, por curiosidad de ver cómo tanto cerebro sin neuronas concibe una “Televisión Pública Española en el siglo XXI”.

-¡Señorita, señorita, acérqueme el oxígeno! No, no es “mi enfermera de noche”- Una sucesión de vídeos musicales sin ton ni son. Un desfile de anteriores atrocidades de fin de año. Refritos, zurcidos, ñapas pegadas al peor estilo… -Ummm, ¿es que se ha estropeado la emisión y han puesto los primeros vídeos que han encontrado a falta del documental de animalitos de toda la vida?

Vergüenza, terror, auténtico susto, hedor. La primera respiración de “la Televisión Pública Española del siglo XXI” es una porquería. ¡Válgame Dios, -que decía mi abuela-! ¿Y esta es la Televisión de todos los españoles? Por favor, dénme inmediatamente de baja de sus estadísticas, bases de datos y tristes sistemas de espionaje.

El corazón en 170 pulsaciones, el nivel de oxigenación por debajo del 60% y cayendo rápidamente. El enfermo comienza a convulsionar, las órbitas de los ojos piden irse de viaje a la mayor brevedad posible, y es que ya no aguantan tanto  “audiovisual retrocontemporáneo”.

Por lo que respecta a las demás cadenas privadas, porque las autonómicas deben un dineral a las arcas del Estado de turno del que nadie habla, pues eso. Ni hablar. ¡Vaya programación más exigua por no decir nihilista! Qué bien han venido a algunos bolsillos esto de la crisis para hacer y deshacer a su gusto. Quizás es que somos humanos y siempre nos encanta “marcar paquete” con nuestros peores pecados.

¡Salud para el 2010 porque del resto ni hablamos! Estoy pensando seriamente comprarme un flotador. Aún no sé si con o sin patito…


[1] La historia de ‘’la Primera Cadena’’ es sabrosa desde muchos puntos de vista. Históricamente se llama así por algo tan evidente como que era la primera que aparecía en el dial del aparato receptor. Sí, no es pedantería el nombre es la denominación precisa de los primeros aparatos de televisión. Luego vino otro canal, el segundo que pasó a llamarse también ‘evidentemente’, la Segunda Cadena… Pero lo más triste es cómo las campañas de la mercadotecnia del ‘porque-sí’ cambian el nombre que ya era de uso popular de ‘la Primera Cadena’ por otro más vanguardista: ‘la Primera’. Pero claro, esta vez no topamos con la Iglesia, aunque casi. Topamos con los intereses de otras cadenas con denominación ordinal, como ‘la Sexta’. Y -ay amigos. No los míos, los suyos-, otra revolución mercadotécnica vuelve a convertir ‘la Primera’ en la fantástica e imaginativa ‘la Uno’.

R.A.R.